apuntes sobre estética

filosofía práctica

ideas sobre educación

materiales didácticos

textos escogidos

alumnos

curiosidades

 

índice

 

 

página de filosofía de jesús ángel martín

materiales didácticos

diccionario filosófico


A B C D E F G H I


 

A

ABSTRACCIÓN (lat. abstractio): Operación de la mente por la que se capta un aspecto de cualquier objeto sensible o inteligible aislándolo de otros que forman parte del mismo o se hallan con él en alguna relación. Su resultado es el concepto. Empléase en sentido opuesto, aunque complementario, en las expresiones abstraer (penetración mental, captación del universal implicado en la realidad) y hacer abstracción (prescindir de algo o de algún aspecto). Así, yo abstraigo el concepto "hombre" de Juan, Pedro, etcétera; hago abstracción de lo que diferencia e individúa a Juan, Pedro, etcétera.

ACCIDENTE (lat. accidens): Lo que no es en sí, sino en otro. Es decir, que para existir necesita un sujeto de inhesión (un color, un tamaño, una virtud, que existen, pero en algo o alguien que es azul, que mide tanto, que es prudente, etcétera). Se opone a la sustancia (vid.), lo que es "en sí". Distinguía Aristóteles nueve accidentes, que, con la sustancia forman las diez CATEGORÍAS (vid.) o géneros supremos del ser. Se distingue este accidente categorial del accidente lógico (o PREDICABLE, vid.), que es una forma de atribución por la que decimos de un sujeto algo que no forma parte de la esencia del mismo ni le acompaña siempre. Por ejemplo, del hombre el ser bajo o rubio, etcétera.

ACCIÓN (lat. actio): Cualquier operación, considerada desde el sujeto de que parte o se inicia.

ACTITUD (vid. TALANTE).

ACTO: Acción cumplida. La existencia en cuanto perfección o realización de la potencia (vid. POTENCIA).

ADECUACIÓN (lat. adaequatio): Conformidad de una noción con su objeto o de los términos en una relación. Así, la verdad se define como "la adecuación del pensamiento con la cosa".

ADVENIR: Suceder o acaecer. Advenimiento: llegada o irrupción de un hecho o realidad.

AFECTO (lat. affectus): Tendencia o movimiento apetitivo en su aspecto positivo, teñida de un tono sentimental que no alcanza el grado absorbente de la pasión. Tales, la inclinación, la solicitud, el cariño, la ternura, etcétera.

AFIRMACIÓN (lat. afirmatio): Designa tanto el acto de enunciar o afirmar como lo afirmado o establecido como real.

AFORISMO: Proposición breve y sentenciosa, de uso común, que expresa una verdad o una regla práctica.

AGENTE (lat. agens): El que obra o actúa, por contraposición a quien sufre, recibe o padece la acción. ENTENDIMIENTO AGENTE (vid. ENTENDIMIENTO).

AGIBLE: Lo que puede hacerse en el orden del espíritu (un proyecto, un propósito, etcétera). Se relaciona con lo FACTIBLE (vid.).

AGNOSIA: Actitud de quien confiesa -y afirma- no saber nada. Enfermedad de la memoria consistente en no reconocer ni localizar el recuerdo, en verlo todo como nuevo.

AGNOSTICISMO: Actitud que niega la posibilidad de un determinado conocimiento (agnosticismo metafísico, valoral, etcétera). Se dice eminentemente en lo que se refiere al conocimiento de la existencia de Dios. Los agnósticos en ese sentido no niegan, como los ateos, la existencia de Dios, sino sólo el que pueda ser conocido sensible, racionalmente o de cualquier otra forma.

ALGO (lat. aliquid). Otro-qué: Una de las nociones trascendentales, equivalentes a la de SER (vid.) y tan universales como ella, pero que destacan un aspecto de la misma. Son TRASCENDENTALES (vid.) o trascienden a las categorías o géneros supremos en que el ser se divide. Se trata de la consideración (negativa) de sí mismo como diferente a todo otro.

ALMA (lat. anima): Principio de vida de los seres vivos. Aquello de que resulta la condición de viviente. Es el objeto de la psicología, llamada originariamente De Anima (sobre el alma). Modernamente se ha restringido el concepto de alma -y el objeto de la psicología- al alma sensitiva o dotada de algún modo de conciencia, excluyendo del mismo el alma o vida vegetal. En un sentido más restringido -y vulgar- se dice sólo del alma racional humana, dotada de sustancialidad e inmortal.

AMBIVALENCIA: Presencia simultánea (en proposiciones o en estados anímicos) de dos sentidos, valoraciones o tendencias encontradas u opuestas.

AMISTAD (lat. amititia): Comunidad de dos o más personas unidas entre sí por lazos de espíritu o afectos profundos y estables. Algunas escuelas filosóficas antiguas la supusieron superior al amor, en razón de su mayor serenidad y permanencia.

AMOR (lat. amor, caritas): En su sentido más amplio: el apetito concupiscible positivo, tomado en su sentido genérico. Es decir, toda tendencia de atracción hacia un objeto sensible. En sentido restringido -y usual: tendencia entre seres humanos con una base de atractivo sexual, pero sublimado por el espíritu, lo que depara a su vivencia los caracteres de perpetuidad y exclusividad.

ANÁLISIS (lat. analysis): Método de estudio o investigación consistente en descomponer un todo en sus elementos más simples y estudiarlo en éstos o a partir de éstos. Se opone a la SÍNTESIS (vid.), método de sentido inverso que lo complementa para el estudio de un objeto.

ANALÍTICA: Calificativo de una disciplina (o de alguna de sus partes) en que predomina el ANÁLISIS (vid.). Kant da el nombre de "Analítica trascendental" a la segunda parte de su Crítica de la Razón Pura o teoría de los objetos que ofrece la experiencia. ANALOGÍA (lat. analogía): En sentido restringido (matemático), igualdad de relaciones. En sentido filosófico, condición de términos cuyo empleo no es unívoco (en un solo sentido), ni equívoco (en sentidos totalmente dispares), sino distintos pero relacionados entre sí y con un primer analogado o sentido originario. Distinguían los escolásticos entre la analogía de atribución y la de proporcionalidad. El término ser, según Santo Tomás, ha de entenderse en sentido análogo, con esa doble analogicidad.

ANÁMNESIS: Término griego que significa recordación. Lo empleó particularmente Platón para explicar el conocimiento en este mundo de los universales, interpretándolos como fruto de una recordación de las IDEAS (vid.) arquetípicas que en una vida anterior contempló el alma.

ANTINOMIA: Razonamiento insoluble o retorsible que se basa generalmente en la admisión de unos supuestos contradictorios.

ANTITESIS: En el sentido que le otorgaba Aristóteles: contraposición. Para Hegel: el segundo momento del proceso dialéctico (tesis, antítesis, síntesis).

ANTROPOMORFISMO: Interpretación de la naturaleza en general a imagen de las tendencias o del comportamiento humano.

APATÍA: En su sentido etimológico: impasibilidad. Los cónicos y los estoicos le dieron el significado de indiferencia hacia cualquier suerte y el desprecio de las pasiones, haciendo de ello un ideal ético.

APEIRON: Lo indeterminado o informe. Para Anaximandro: el elemento primordial y previo a los demás, del que se componen o son apariencia.

APERCEPCIÓN: El conocimiento o consciencia de las propias percepciones.

APETICIÓN (vid. APETITO).

APETITO (lat. appetitio): Tendencia que impulsa a la acción a un ser viviente partiendo de antecedentes cognoscitivos sensibles. Es común al animal y al hombre. Se divide en apetito CONCUPISCIBLE (vid. CONCUPISCENCIA) e IRASCIBLE (vid.).

APODÍCTICO: Aristóteles aplicaba este calificativo a los juicios o a los razonamientos demostrativos o demostrables. Kant le da el significado de necesario. Juicio apodíctico será aquel cuya no admisión entraña contradicción.

APOLÍNEO: Lo referente a APOLO, dios de la luz y símbolo de la cultura clásica (vid. CLÁSICO). Se ha contrapuesto el concepto de APOLÍNEO al de DIONISIACO (del dios DIONISIOS o BACO) como la antítesis entre lo ordenado y lo armónico de un lado y el impulso creador nacido de fuerzas oscuras de la naturaleza, de otro.

APOLOGÉTICA: Disciplina cuyo objeto es la defensa racional (apología) de una fe. Eminentemente se dice de la apologética cristiana.

APORÍA: Dificultad (objetiva) de un razonamiento. Por ejemplo, las enunciadas por Zenón de Elea para demostrar la existencia del movimiento local.

APREHENSIÓN (lat. apprehensio): Captación intelectual de un objeto (concepto, juicio o raciocinio).

A PRIORI - A POSTERIORI: Antes-después. A priori se aplica a juicios y raciocinios cuya validez no depende de la experiencia o comprobación sensible o empírica. A posteriori se dice, en cambio, de aquellos que se apoyan en esta experiencia.

APTITUD: Carácter o conjunto de condiciones que hacen a un hombre especialmente idóneo para una función determinada.

ARBITRIO o Albedrío (lat. arbitrium): En un sentido amplio, dícese del principio de acción de los animales y del hombre, determinado por antecedentes cognoscitivos a diferencia de las plantas y seres inertes. Coincide con este sentido el calificativo ELÍCITO. En sentido restringido (y usual) dícese del libre arbitrio o libre albedrío, condición del acto voluntario humano, que se supone libre de coacción interna y externa, árbitro o dueño de su propia decisión.

ÁRBOL LÓGICO (o de Porfirio): Esquema lógico que parte de alguna de las CATEGORIAS o géneros supremos (vid.) y desciende por sucesivas divisiones dicotómicas hasta las especies inferiores o hasta el individuo.

ARGUMENTACIÓN: Expresión del razonamiento, al modo como la proposición lo es del juicio o el término del concepto. Cuando se trata de la expresión del razonamiento deductivo categórico, la argumentación se llama SILOGISMO (vid.).

ARISTOCRACIA: Forma de gobierno en que el poder es ejercido por un grupo seleccionado (los mejores, aristós). Es una de las formas justas o rectas de gobierno citadas por Aristóteles y Santo Tomás.

ARJÉ o ARQUE: Principio (sea de los elementos naturales, sea del gobierno, etcétera).

ARQUETIPO: Modelo original o ejemplar de un tipo u orden de seres. Las Ideas en la teoría platónica tenían el carácter de arquetipo o modelo de las cosas del mundo material.

ARTE (lat. ars): Conjunto de reglas que dirigen una actividad humana. Santo Tomás dividió las artes (como técnicas de lo FACTIBLE, vid.) en artes liberales y artes serviles. Se dividen más comúnmente en bellas artes y artes mecánicas.

ASCESIS: Ejercicio o ejercitación. Originalmente se aplicó al entrenamiento de los atletas. Más tarde adopta el sentido de preparación para la vida moral, especialmente en la ascética cristiana (ejercicio en el dominio de las pasiones).

ASEIDAD (del lat. a se): Carácter del Ser (Dios) que es por sí, no por otro; cuya esencia coincide con su existencia. Se lo considera como el constitutivo formal de Dios.

ASOCIACIÓN (de imágenes o de ideas): Nexo o conexión que se supone entre los elementos de la conciencia (ideas, imágenes) para su evocación al presente de la misma. Son éstos los nexos de semejanza, contraste y continuidad en el espacio o en el tiempo. La escuela asociacionista inglesa pretendió reducir toda la vida psíquica a una dinámica de leyes asociativas de elementos simples.

ASOCIACIONISMO (vid. ASOCIACIÓN).

ATARAXIA: Término con el que estoicos y epicúreos designaban su ideal moral de imperturbabilidad y serenidad del alma.

ATEISMO: Teorías que niegan la existencia de Dios.

ATENCIÓN: Tensión o concentración del espíritu en torno a un objeto, evitando toda dispersión respecto del mismo.

ATÓMICA (vid. PROPOSICIÓN atómica).

ATOMISMO: En la antigüedad: Teoría cosmológica que suponía al mundo compuesto de unidades indivisibles y homogéneas de carácter material (átomos). Modernamente existe un "atomismo gnoseológico" (o cognoscitivo) -Russell, Wittgenstein- que supone al conocimiento formado en último análisis por átomos o unidades psicológicas al modo de los "fenómenos de conciencia" de Hume.

ATRIBUTO (lat. attributum): Propiedad (o "propio") que acompaña siempre a una esencia y por la que se manifiesta (sin formar parte de la misma). Aristóteles lo consideraba como uno de los cinco PREDICABLES (vid.) o formas de predicación (especie, género, diferencia, propio y accidente). Lo definía como el universal predicable de una pluralidad a la que atribuye algo no esencial pero que le acompaña siempre (como la facultad de hablar o la de reír en el hombre).

AUTARQUÍA: Gobierno por sí mismo. Autosuficiencia.

AUTENTICO: Actitud, naturaleza o comportamiento coherente y arraigado -verdadero o sincero, opuesto a la ficción o a la superficialidad. Para Heidegger: una de las actitudes ante la vida por la que adquiere ésta sentido y valor, en oposición a la inautenticidad o existencia dispersa, inconsciente.

AUTODETERMINACIÓN: Poder de determinarse a sí mismo, propio del ser dotado de voluntad (apetito racional) y, por lo mismo, libre.

AUTONOMÍA (moral): Característica de la moral kantiana que supone al obrar moral independiente (o autónomo) de cualquier norma o fin exterior al hombre mismo. Se le opone (según Kant) la heteronomía de los demás sistemas éticos.

AUTORIDAD: Poder que ejerce un hombre o un grupo en la sociedad. En su uso habitual se aplica a un poder no basado en la mera fuerza, sino legitimado en sí mismo o por un poder más alto.

AXIOLOGÍA: Teoría de los VALORES (vid. VALOR). Según la escuela axiológica de Max Scheler, el valor es algo distinto del ser, que se capta por una intuición valoral y no por vía sensible ni intelectual.

AXIOMA (lat. axioma): Proposición primera de la que parte la demostración. La lógica clásica le otorga el carácter de proposición evidente por sí misma. La lógica matemática reduce los axiomas a primeras premisas convencionalmente elegidas.

AZAR: Acaecimiento o suceso imprevisible por ser fruto de una coincidencia fortuita de series causales diversas. Según algunas escuelas, llamamos azar sólo a nuestra ignorancia de todos los factores causales que inciden en un fenómeno determinándolo.

 

B

BEATITUD (lat. beatitudo): Estado de felicidad cumplida o perfecta concomitante a la posesión contemplativa y afectiva de Dios.

BEHAVIORISMO: Teoría psicológica moderna (J. B. Watson), según la cual sólo la conducta exterior o comportamiento (behaviour) y el método extrospectivo son válidos científicamente enpsicología, excluyendo por subjetivo y no comprobable a la introspección o descripción de los fenómenos anímicos propios.

BELLO (lat. pulchrum): Noción muy amplia que en la antigüedad significaba una armonía o proporción de elementos (variedad en la unidad) acompañada de cierta grandeza y claridad que hacían al objeto bello fácilmente intuible o inteligible. Cabía distinguir entre lo bello como manifestación del bien moral (una bella acción, una bella persona), como clara manifestación de la verdad, como perfección sensible o como perfección expresiva. Su reducción al objeto puramente estético es posterior y se relaciona con las corrientes subjetivistas del gusto.

BIEN (lat. bonum): Lo que posee valor o mérito, o es digno de estima. En filosofía clásica: véase BONDAD. Para los axiólogos, el bien es el objetivo concreto, compuesto de ser y de valor.

BIENAVENTURANZA (vid. BEATITUD).

BIOSFERA (vid. NOOSFERA).

BONDAD (lat. bonum, bonitas): En su sentido más inmediato dícese de la acción humana (voluntaria) cuando se ajusta a las normas de su rectitud o moralidad. Derivadamente de este sentido se aplica a las personas que realizan habitualmente el bien (que son buenas o poseen bondad). En un segundo sentido ontológico cítase la bondad entre las nociones trascendentales (vid. TRASCENDENTALES), que poseen la misma extensión que el ser. La bondad destaca en el ser (en todo ser) su deseabilidad por una voluntad que rectamente lo apetezca. Todo ser, en lo que tiene de ser, es perfeccionador de algo o de alguien por la ley de armonía que preside al Cosmos y hace a los seres mutuamente perfectibles y perfeccionadores.

 

C

CALCULO: En lógica matemática: procedimiento deductivo que permite realizar inferencias sin referirse al significado de los signos utilizados. Predomina en él un punto de vista sintáctico de forma tal que unas expresiones se deriven de otras merced a un proceso estrictamente mecánico.

CAMBIO (vid. MOVIMIENTO).

CANTIDAD (lat. quantitas): En general, todo objeto de medición. Aristóteles la cita entre los nueve ACCIDENTES (vid.), que, con la sustancia, forman las diez CATEGORÍAS (vid.) o géneros supremos del ser. En la teoría hilemorfista se atribuye a la materia prima la raíz de la cantidad.

CARÁCTER: Conjunto de condiciones que distinguen a un objeto y lo diferencian de los demás. Entre los signos diferenciales de un hombre concreto, además de los puramente individuales, se consideran y clasifican los más generales que dimanan del temperamento y del carácter. El primero se refiere más bien a las determinaciones psicosomáticas, al paso que el segundo (el carácter) se refiere a las condiciones más propiamente anímicas y espirituales en su aspecto permanente y común, asimismo clasificables. Para La Senne, el carácter es como un límite objetivo intrínseco de la personalidad, cuya construcción se realiza libremente, pero siempre dentro de ese límite congénito e insuperable.

CARDINALES (virtudes c.): Hábitos del bien que pueden adquirirse por las solas fuerzas humanas (a diferencia de las teologales o infusas). Su nombre procede del lat. cardo (quicio o eje de una puerta), por ser centro o núcleo de otras virtudes. Platón las reducía a las clásicas Prudencia, Justicia, Fortaleza y Templanza, correspondientes a cada una de las tres partes del alma y al alma en su conjunto.

CARIDAD (lat. caritas): Virtud teologal (cristiana por excelencia), que nos mueve a amar a Dios ("amistad con Dios", según Santo Tomás) y a amar al prójimo como a nosotros mismos por amor de Dios.

CARTESIANISMO: Lo referente al sistema filosófico de Descartes. En sentido amplio: lo que hace relación a la corriente filosófica que admite el planteamiento cartesiano de las tres sustancias (Malebranche, Espinosa, Leibniz, Wolff).

CATALÉPTICA (representación c.): Criterio de verdad para los estoicos, por el que se comprende con evidencia el objeto al colaborar en tal representación las distintas fuentes de conocimiento que se corroboran mutuamente.

CATARSIS: Purificación o liberación interior de las pasiones (literalmente, purga). En la teoría platónica, la catarsis es un medio para el retorno del alma a su origen celestial. A la tragedia antigua y a los espectáculos circenses se les suponía un valor catártico por la emoción y el terror que purificaba las pasiones.

CATEGOREMÁTICO (lat. categoremata): Se aplica en lógica y en gramática a los términos o palabras que poseen significado por sí mismos, a diferencia de los sincategoremáticos, que lo adquieren por su unión a categoremas (artículos, adverbios, pronombres, etcétera).

CATEGORÍA: En un sentido general: noción que sirve para la dirección del pensamiento o de su expresión (tal pueblo, por ejemplo, no posee las mismas categorías mentales que nosotros). Platón y Aristóteles le dieron el sentido de géneros supremos de la realidad o división última de cuanto hay en grandes grupos lógicamente deducidos. Abarcan todo cuanto es y a alguno de ellos se llega ascendiendo desde la cosa concreta a su especie, a su género próximo, remoto... género supremo. Son: la sustancia (ser en sí) y el accidente (ser en otro). Este se divide en nueve (cantidad, cualidad, relación, etcétera). Cuando se considera (en lógica) a las categorías como sujetos posibles de predicación se llaman PREDICAMENTOS. Kant llamó categorías a unas formas a priori de segundo grado, radicadas en el entendimiento, que hacen posibles los "juicios sintéticos a priori" en las ciencias de la Naturaleza.

CATEGÓRICO: Cualquier proposición o argumentación no sometida a condiciones. Se diferencia así de las hipotéticas y de las disyuntivas.

CAUSA (lat. causa): Decimos de algo que es causa cuando de alguna manera comunica el ser o influye en la producción de otro ser, su efecto. Se distingue del mero principio (la causa es principio, pero no todo principio es causa), de la ocasión y de la condición. La filosofía clásica dividía la causa en: material, formal, eficiente y final. Las dos primeras (intrínsecas) obran desde dentro del ser, fundiéndose; las otras (extrínsecas), desde fuera. La eficiente, por impulsión; la final, por atracción a través de la mente de quien actúa (sea el artista humano, sea Dios en el orden de la Creación). Comprender un ser es conocer sus causas. Así, la ciencia ha sido definida como causarum cognitio.

CAVERNA: Mito platónico alusivo a la condición humana en este mundo (L. 7.§ de La República o El Estado.). F. Bacon, entre los prejuicios o ídolos que enuncia como obstáculos al verdadero saber experimental, cita a los "ídolos de la Caverna", aludiendo así al mito platónico para designar los preconceptos que nacen de la naturaleza o condición humana (antropomorfismo, falsas causalidades, etcétera).

CERTEZA (lat. certitudo): Estado de la mente en el que ésta se adhiere a un juicio sin temor a errar. Por extensión se llaman cosas ciertas a aquellas que por su comprobabilidad o evidencia crean un estado de certeza. El estado de certeza puede tener diversos orígenes, no sólo la demostración o la intuición sensible; y se diferencia del estado de duda en sus diversos grados y versiones. La escuela escéptica negaba todo fundamento al estado de certeza al afirmar que existen razones para dudar de todo.

CIENCIA (lat. scientia): Conocimiento de las cosas por sus causas (vid. CAUSA). O, más limitadamente, saber que incluye alguna garantía de su validez. Se diferencia del saber vulgar o saber de hechos, y también del saber por la fe. En su origen, ciencia y filosofía eran una misma cosa. Sólo a partir del siglo XIV comienzan a separarse del tronco de la filosofía las ciencias particulares o ciencias de la Naturaleza.

CIENTIFICISMO: Tendencia a considerar como único saber válido el de las ciencias particulares o ciencias fisicomatemáticas.

CINISMO: Actitud de la escuela cónica (s. IV a. J. C.) consistente en desasirse de cuanto no sea indispensable al mantenimiento de la vida para obtener así la felicidad en la libertad interior. Con ese fin utilizaban los cónicos un lenguaje sin ambages ni miramientos a la condición social del hombre. De aquí su equiparación con desfachatez o descaro.

CLARIFICACIÓN: Aclaración.

CLASE: En su sentido político-filosófico, llamaba Platón clases a las "partes de la ciudad", estamentos o clases sociales dedicados a los tres distintos bienes constitutivos del "bien común" o bien de la sociedad: el pueblo, los guerreros y los sabios. Estas clases corresponden a las partes o facultades del alma y deben regirse por la virtud correspondiente (de las cardinales). De su armonía (correlación de deberes y derechos) y jerarquización nace la justicia de la ciudad. En lógica matemática se llama CLASE al conjunto de individuos a los que conviene un mismo predicado. La noción de clase surge de una consideración extensiva de los conceptos.

CLÁSICO (lat. classicus): Originariamente, algo excelente o representativo dentro de una clase de seres u objetos. Posteriormente, el término ha pasado a designar la tradición cultural que nace de la antigüedad grecolatina y persigue un ideal de armonía y racionalidad. Se ha opuesto a clásico el concepto de ROMÁNTICO. Esta oposición se relaciona con la de Apolineo-Dionisiaco (vid. APOLÍNEO).

CLASIFICACIÓN: Operación lógica consistente en distribuir en partes u ordenar un todo confuso, empleando criterios previamente elegidos. Se diferencia de la DIVISIÓN (vid.) en que ésta distribuye u ordena un todo determinado (no confuso) distinguiendo sus partes o elementos.

CLINAMEN: Ligera desviación de los átomos en su caída (o en su movimiento sometido a leyes necesarias) que los epicúreos idearon para conciliar su física determinista con la libertad humana que supone toda predicación de una ética.

COMPASIÓN (lat. conmiseratio): Participación en el dolor de otros, en tanto que dolor o sufrimiento. Como elemento afectivo concomitante a la caridad se valora en el cristianismo. Kant, en cambio, considera a la compasión ajena al orden moral. Los estoicos y Espinosa (panteístas) la rechazan como opuesta a la comprensión racional del mundo. Nietzsche la incluye en "la moral de los débiles".

COMPLEJO: Noción divulgada por el psicoanálisis de Freud para designar las asociaciones perturbadoras del subconsciente reprimido con vivencias de la conciencia actual.

COMPORTAMIENTO: Según la escuela psicológica behaviorista (vid. BEHAVIORISMO): la respuesta de un organismo vivo a un estímulo exterior. En su sentido habitual: el modo normal de producirse una persona o un animal. Se dice eminentemente de la conducta humana en relación con una norma moral, profesional, etcétera.

COMPRENDER (lat. intelligere): Dícese ante todo de la intelección o conocimiento por causas de un objeto. También de la APERCEPCIÓN (véase) como consciencia del acto de percibir (incluir la experiencia sensible en prenociones apercipientes).

COMPRENSIÓN: En psicología, capacidad de comprender o su efecto. En lógica, comprensión de un concepto (o término): el conjunto de notas o conceptos más amplios que lo integran y forman su contenido o sustancia. En ética: virtud fundamental para la escuela liberal (o sistemas filantrópicos), consistente en entender y aceptar (como un hecho) el pensamiento o el modo de ser u obrar de los demás en orden al fin supremo de la convivencia.

COMÚN (Sentido c.).(vid. SENTIDO COMÚN).

COMUNIDAD: En general, realidad social formada por personas o grupos que poseen algo en común o para beneficio de todos. En una distinción conceptual introducida por el sociólogo F. Tonnies se opone comunidad a sociedad. En la sociedad, según ella, predomina el factor racional y voluntario (una sociedad comercial, un Estado contractual), al paso que en la comunidad preceden factores nativos, emocionales, religiosos, etcétera (la familia, la Iglesia, la patria o país histórico, etcétera).

CONCEPTO: Representación intelectual (abstracta) de un objeto. Acto o producto de la concepción intelectual o intelección. Se llama también universal, y, en su sentido objetivo, idea. La filosofía medieval se desarrolló en gran parte en torno al llamado "problema o cuestión de los universales". Se trataba en él de qué genero de realidad poseen los géneros y las especies (los universales) -el hombre, el oro-: si una realidad extramental (realismo absoluto) o sólo mental (conceptualismo), o si se trata de meras palabras (nominalismo).

CONCIENCIA (lat. conscientia): En su sentido general, una luz interior por la que vivimos en nuestra mente de forma intencional la realidad de lo que nos rodea, y a nosotros mismos como sujetos de ella. Perder la consciencia o estar inconsciente es la privación de esa luz interior. En su sentido moral, se llama conciencia a la parte de esa conciencia psicológica general que nos hace conocer la bondad o la malicia de nuestros actos e intenciones. Los moralistas la estiman norma subjetiva de moralidad.

CONCLUSIÓN (lat. conclusio): Proposición final de un razonamiento obtenida por inducción o por deducción de las premisas o antecedente.

CONCRETO: Cuanto se ofrece en la realidad existencial, singular e individual. Se opone a abstracto (vid. ABSTRACCION).

CONCUPISCENCIA (lat. concupiscentia): Tendencia apetitiva hacia los objetos sensibles para su goce o posesión. Otra forma de apetito o apetición sensible es la IRASCIBLE (vid.).

CONDICIÓN (lat. conditio): El factor no causal que hace posible o facilita la actuación de la causa. Se divide en condición simple y condición necesaria o conditio sine qua non. Antecedente en los razonamientos hipotéticos o condicionales.

CONDUCTA (vid. COMPORTAMIENTO).

CONDUCTISMO (vid. BEHAVIORISMO).

CONECTOR: Llámanse así en lógica matemática a las partes constantes del discurso que carecen de significado a no ser que vayan unidas a las partes variables. Expresan los nexos o lazos formales entre dichas variables (vid., en lógica clásica, términos SINCATEGOREMÁTICOS). La lógica matemática los llama también operadores o funtores, y para su expresión se vale de símbolos convencionales.

CONJUNTO (vid. CLASE) (en su sentido dentro de la lógica matemática).

CONMUTATIVA (Justicia c.): La virtud de dar a cada uno lo suyo en las transacciones, según una norma de igualdad aritmética. Se diferencia de la justicia distributiva, que da a cada uno lo suyo según sus méritos y circunstancias.

CONOCIMIENTO: Facultad o efecto de conocer. Poseen conocimiento aquellos seres capaces de traer a su conciencia (vid. CONCIENCIA) el mundo que les rodea o su propia realidad. Por el conocimiento, el sujeto entra con las cosas conocidas en la relación sujeto-objeto. Existen grados distintos de conocimiento (de "luces"), desde el conocimiento animal hasta la visión beatifica.

CONOCIMIENTO (Teoría de) (vid. EPISTEMOLOGÍA).

CONSCIENCIA (Vid. CONCIENCIA).

CONSERVACIÓN (Instinto de): Tendencia innata del animal a la defensa de la propia vida y de lo necesario a su mantenimiento.

CONSUSTANCIAL (lat. consubstantialis): Lo que es de la misma sustancia (que otra cosa). Se dice de las tres Divinas Personas en el Misterio de la Trinidad.

CONTINGENCIA (lat. contingentia): Condición de los seres creados, cuya esencia (aquello que son) no entraña su existencia; es decir, que igualmente podrían no existir. Se diferencian en esto del único Ser Necesario -Dios-, cuya esencia es existir.

CONTINGENTISMO: Dícese de la teoría metafísica de Duns Scoto, según la cual las leyes y normas morales no valen por su racionalidad u ordenación a un fin, sino por el solo hecho de haberlas Dios establecido, como podría haberlo realizado con otras distintas u opuestas.

CONTRACTUALISMO: Teoría según la cual la sociedad humana y el Estado son fruto de un pacto o contrato entre los hombres, sin otro origen natural ni divino (Locke, Hobbes, Rousseau).

CONVERSIÓN (de proposiciones): Operación lógica consistente en trocar el predicado por el sujeto de forma tal que no varíe la legalidad lógica de la proposición.

COPULA: Unión. Relación implicativa. Uso predicativo del verbo ser.

COSA (lat. res): Una de las nociones TRASCENDENTALES (vid.) del ser. Se dice del ser considerado en sí mismo, positivamente.

COSA EN SI: Lo que es la cosa o la realidad del mundo exterior, con independencia de su relación con el conocimiento. Empleó Kant este término para designar uno de los factores que integran la síntesis del conocimiento fenoménico: la cosa en sí (nóumeno), ese algo misterioso e incognoscible de donde se supone proceden las sensaciones que, en estado caótico o informe, se integrarán en las formas a priori de la razón pura y en las categorías del entendimiento.

COSMOGONÍA: Teorías míticas sobre la génesis del mundo, especialmente sobre su transformación en Cosmos desde el Caos primigenio.

COSMOLOGÍA (lat. cosmologia): Nombre dado por Wolff a la parte de la metafísica u ontología que estudia el mundo físico como unidad (filosóficamente).

COSMOS: El mundo en cuanto universo ordenado. Se opone al Caos, que, según los antiguos, le precedió.

COSTUMBRE: Puede tomarse como sinónimo de hábito (vid.). En otro sentido más preciso se aplica preferentemente a los hábitos colectivos: costumbres de un pueblo, de una civilización, de la Iglesia, etcétera. La antigua pedagogía velaba, ante todo, por la conservación de las (sanas) costumbres, y el orden político se asentaba en el respeto a las costumbres, que se juzgaban como la virtud (hábito del bien) para la recta conducta del hombre.

CREACIÓN (lat. creatio): Producción ex nihilo (desde la nada). Sólo Dios puede crear en sentido estricto. Metafóricamente, se llama creación a la obra artística, y poeta (creador), al autor de la obra literariamente bella.

CREACIONISMO: Teoría que supone el origen del mundo (y del alma humana especialmente) en el acto creador de Dios (vid. CREACIÓN).

CREENCIA: Conocimiento adquirido por la FE (vid.) o que es objeto de ella.

CRITERIO (lat. criterium): Regla o norma para saber lo que es verdadero o puede tomarse como cierto. La Teoría del Conocimiento o Epistemología busca un criterio para fundamentar nuestras certezas espontáneas y apoyar en él la objetividad de nuestro conocimiento. Existen también criterios para la rectitud del obrar moral.

CRITICA: Nombre que Kant daba al proceso por el cual la razón se conoce a sí misma.

CUALIDAD (lat. qualitas): Cualquier determinación de un objeto (su color, su virtualidad, etcétera). Aristóteles incluía la cualidad entre los nueve accidentes que, con la sustancia, forman las CATEGORIAS (vid.) o géneros supremos del ser.

CUANTIFICACIÓN (del predicado): Reglas con las cuales se determina en los juicios la cantidad del predicado, que, a diferencia del sujeto, no viene expresada en su formulación habitual.

CUANTIFICADOR: En lógica matemática, conjunto de conectores que permiten realizar la operación llamada "cuantificación", por medio de la cual se determina la extensión o ámbito en que puede predicarse un concepto.

CUERPO: Todo objeto de naturaleza material. Estoicos y epicúreos suponían carácter corpóreo a todo lo real, incluso a almas y pensamientos. La escuela cartesiana dividia los seres de este mundo en dos grandes sustancias: el cuerpo (cuyo atributo es la extensión: ocupar un lugar en el espacio y ser medible) y el alma (cuyo atributo es el pensamiento).

CULTURA: En un sentido, cultivo de las virtualidades y personalidad de un hombre (tener cultura, hombre cultivado). En otro, el conjunto de características más elevadas de un pueblo, época o civilización. Modernamente se ha querido ver en la cultura un principio civilizador y social primario y superior a la religión, y, en cierto modo, contrapuesto a ella, por lo que debe sustituirla. Así, el movimiento enciclopedista, la teoría de Fichte, el Kulturkampj; etc.

 

D

DARWINISMO: Teoría de la evolución biológica propuesta por Darwin (vid. TRANSFORMISMO).

DEBER: Noción recíproca a la de derecho (vid.), que designa la atadura o vínculo moral que liga al sujeto racional y libre a respetar el derecho de otro, ante todo el de Dios a ser obedecido. Se distinguen por su origen los deberes innatos y los adquiridos, y por su término, los deberes para con Dios, para con las demás personas y para con nosotros mismos. Kant pretendió fundamentar la noción de deber en el mero respeto al "imperativo categórico" o forma a priori de la razón práctica.

DECISIÓN (del lat. scindere, cortar): Momento final del acto voluntario en el cual el sujeto corta la deliberación y se inclina por una de sus opciones (hacer o no hacer, hacer esto o aquello).

DECLINACIÓN (vid. CLINAMEN).

DEDUCCIÓN (lat. deductio): Nexo lógico por el que una conclusión resulta de la comparación de dos o más premisas. La deducción procede de lo universal a lo particular o menos general. Su expresión se llama SILOGISMO (vid ).

DEFINICIÓN (lat. definitio): Manifestar lo que una cosa es. Deslindar o señalar los límites conceptuales de algo. Existen definiciones etimológicas, descripticas, genéticas; la más perfecta es, sin embargo, la esencial, en la que se expresa el género próximo y la diferencia específica (vid. PREDICABLES). No todos los objetos son, sin embargo, susceptibles de definición esencial.

DEÍSMO: Consideración de Dios puramente natural o racional. El deista afirma la existencia de Dios, pero sin determinaciones concretas reveladas ni carácter personal.

DELIBERACIÓN (de libra, medida de peso): Momento del acto voluntario en que la razón presenta a la voluntad (y esta sopesa) los motivos y los contramotivos para actuar o para hacerlo en un sentido o en otro.

DEMAGOGIA: Gobierno del pueblo -o mayoría del mismo- con fines vindicativos, o gobierno de la más baja fracción del pueblo. Se dice "hacer demagogia" a halagar las pasiones de los más para hacerse con el poder o derrocar al existente.

DEMIURGO (lat. demiurgus): Consideración greco-latina (pagana) de Dios como artífice del mundo.

DEMOCRACIA: Gobierno del común de la población por medio de representantes o en asamblea directa. Aristóteles la cita entre las tres formas rectas de gobierno (monarquía, aristocracia, democracia), si bien es más propia de pequeñas comunidades, donde es más posible el conocimiento mutuo de los ciudadanos. El concepto moderno (posrevolucionario) de democracia difiere del antiguo, por cuanto supone que el origen -y no solo el ejercicio- del poder y sus normas brotan de la voluntad del pueblo.

DEMONIO: Ser semidivino al que se atribuye un papel intermediario entre los dioses y los hombres. Sócrates creía oír en la voz interior de su conciencia los dictados de un daimon o demonio. En el cristianismo son denominados así los ángeles caídos tras la rebelión de Lucifer.

DEMOSTRACIÓN (lat. demonstratio): Razonamiento por el cual se reduce a verdades evidentes o ya demostradas proposiciones cuyo fundamento no aparece claro. DEONTOLOGÍA: Tratado o estudio de los deberes. Se llama así a la segunda parte de la ética (ética especial), que trata de los diversos deberes (para con Dios, para con los demás, para con nosotros mismos; deberes de Estado, de profesión, etcétera).

DERECHO (lat. jus): En su sentido subjetivo, poder de hacer, poseer algo o no ser coaccionado en algo, de acuerdo con una norma de rectitud. En sentido objetivo, la norma misma (natural o positiva) en cuanto crea un ámbito de derechos y deberes que hacen posible la coexistencia humana. Se llama también derecho a la ciencia que trata del mismo. Los tres sentidos se pueden encontrar en esta frase: "Yo tengo derecho, según derecho, a estudiar Derecho".

DESESPERACIÓN: Pasión del llamado apetito irascible (vid. APETITO), que surge de la consideración del objeto arduo o difícil de alcanzar (o de evitar) como ya imposible o inasequible. Se opone a la ESPERANZA (vid.).

DESTINO (lat. fatum): En una concepción fatalista o determinista, la suerte asignada a cada hombre e ineludible por él. En una concepción no determinista, como la cristiana, se llama destino de una cosa a su fin o término natural, y en el caso del hombre, a su misión voluntariamente aceptada o a su fin sobrenatural último.

DETERMINISMO: Teoría que afirma la acción necesaria de las causas en un orden riguroso e ineluctable. Teoría que, por lo tanto, niega la existencia de la libertad o libre albedrío humano.

DEVENIR (lat. feri): Cambio o MOVIMIENTO (vid.).

DEVOCIÓN: Disposición de ánimo que abre el alma a Dios Afecto o sentimiento concomitante a esta apertura a lo sobrenatural.

DIALÉCTICA (lat. dialectica): En el sentido que le otorgaban Platón y Aristóteles, es el arte de la discusión o búsqueda de la verdad en el diálogo a través de diversas divisiones y precisiones conceptuales. Para los estoicos, la dialéctica se identificaba con la lógica, distinguiéndose de la retórica, que es el arte de hacer bello el discurso. Para Hegel y su escuela, dialéctica es la síntesis de los opuestos o el ritmo del pensamiento en su marcha constante (y creadora) a través de la tesis, la antítesis y la síntesis.

DIANOÉTICO (Virtudes d.): Llamaba Aristóteles virtudes dianoéticas a las referentes a la parte intelectual del alma, a diferencia de las propiamente éticas o de la vida activa.

DICTUM DE OMNI ET NULLO: Principio lógico en que se basa el silogismo: Lo que se predica de una totalidad se predica también de algunos de los singulares; lo que no predica de ninguno, tampoco se predica de algunos o de uno.

DIFERENCIA (específica): Llámase así al PREDICABLE (vid.) o forma de predicación en que se atribuye al sujeto la parte de su esencia no común con otras especies coordinadas, lo que la diferencia de las demás. Como al hombre el "ser racional", o al triángulo "tener tres lados".

DILEMA (lat. dilemma): Forma compleja de la argumentación disyuntiva en la que, partiendo de una disyunción, se muestra, a través de las premisas menores, que todos los términos de la disyunción conducen a una misma consecuencia.

DIONISIACO (vid. APOLÍNEO).

DIOS (lat. Deus): Ser Supremo, principio primero y fin ultimo de cuanto es. Ser cuya esencia coincide con su existencia (vid ASEIDAD). Acto puro o Primer Motor Inmóvil, en la concepción de Aristóteles. Los panteístas identifican a Dios con el mundo; la filosofía griega hacia al mundo coeterno con Dios, pero sometido a éste e impulsado por él. Para el cristianismo y la mayor parte de las religiones, Dios es distinto del mundo, creador del mismo y personal. Respecto de Dios, la filosofía se ocupa principalmente del problema de la demostrabilidad de su existencia. Dos tipos de argumentos han sido propuestos: el a priori u ontológico, que pretende probar la existencia de Dios por el mero análisis de su concepto (San Anselmo; modernamente, Descartes), y las pruebas a posteriori, es decir, a partir de la existencia del mundo sensible, elevándose a su Causa y Fin últimos. Santo Tomás, en el siglo XIII, sistematizó estas últimas pruebas en las llamadas "cinco vías demostrativas de la existencia de Dios".

DISCRETO (lat. discretus): Discontinuo. Cantidad discreta (discontinua).

DISCURSIVO (lat. discursus): Lo referente al discurso racional o razonamiento. Se opone a intuitivo o a INTUICIÓN (conocimiento directo, como la intuición sensible) (vid.).

DISPUTATIO: Método de enseñanza y adiestramiento intelectual en la Universidad medieval. Defensa de una tesis a través del sic et non, sistema propuesto por Abelardo (siglo XII).

DISTRIBUTIVA (Justicia d.) (vid CONMUTATIVA).

DISYUNCIÓN: En la lógica formal, se trata de una proposición en la que se atribuye al sujeto varios predicados sin precisar cuál le corresponde, pero afirmando que uno de ellos ha de convenirle.

DISYUNTOR: En lógica matemática, uno de los signos utilizados como conectores.

DIVISIÓN (lat. divisio): Operación lógica consistente en distribuir un todo determinado o conceptual en sus partes (vid. CLASIFICACIÓN).

DOCTA IGNORANCIA: Conocimiento de los límites del propio saber. Saber que no se sabe, diferente de la ignorancia completa.

DOGMA: Creencia establecida, cuya aceptación es necesaria para profesar una fe.

DOGMATISMO: Tendencia a apoyar en dogmas el razonamiento o a extender el dominio del orden dogmático.

DOLOR: Uno de los polos de la vida afectivo-emotiva, opuesta al PLACER (vid.), y consistente en un encogimiento y sufrimiento del sujeto ante una situación o agente desfavorable o pernicioso.

DUDA: Estado de incertidumbre de la mente en la que ésta oscila entre opiniones u opciones diversas. Los escépticos apoyaban en motivos de duda hacia todo su ideal de SUSPENSIÓN de juicio (vid.) o epojé, que suponían origen de la libertad interior y de la felicidad. Descartes utilizó una "duda universal metódica" en su búsqueda de una primera verdad evidente e inconmovible.

DURACIÓN: Condición de los seres temporales, en devenir o cambio.

 

E

ECCEIDAD (lat. haecceitas): Nombre que daba Duns Scoto (siglo XIII) a la forma individualizadora o "última razón del ser concreto existente".

ECLECTICISMO: Condición de un sistema filosófico que se forma de aspectos diversos de otros sistemas, sin lograr con ellos una armonización coherente u original.

ECONOMÍA (lat. oeconomia): El orden y recta administración de un todo o totalidad, sea la casa (economía doméstica), sea un país, sea el mundo entero (oikós, universo). En la división aristotélica de virtudes se cita una prudencia económica (la del padre de familia), que se distingue de la monástica (gobierno de la vida personal) y de la prudencia política (del gobernante).

EFICIENTE (vid. CAUSA).

EIDÉTICO: Término de Husserl para designar lo referente a las esencias de las cosas, cuya investigación es el objeto del método fenomenológico.

EJEMPLARISMO: Teoría según la cual las cosas de este mundo son copia o sombra de realidades arquetípicas o ejemplares (las Ideas, en Platón; las Ideas de Dios, en San Agustín) (vid. IDEA).

EMANACIÓN (lat. emanatio): Forma de producción o generación desde la misma sustancia del ser que la origina. Nacimiento del mundo de la propia sustancia divina. Se encuentra principalmente en Plotino y en otros neoplatónicos alejandrinos.

EMOCIÓN (lat. affectus o passio): Estado anímico acompañado de un tono sentimental (placer o dolor), por el que el sujeto -animal u hombre- se da cuenta o vive la conveniencia o nocividad de un objeto sensible.

EMPÍRICO: Lo referente a la experiencia sensible.

EMPIRISMO: Escuela filosófica que no admite otro criterio de verdad que la experiencia sensible. Rechaza la suposición de ideas innatas, y también la intelección como penetración en las cosas sensibles hasta obtener de ellas su concepto o esencia. Reduce así los conceptos, de forma parecida al NOMINALISMO (vid.), a meros nombres o términos designativos de colectividades agrupadas mentalmente. Forman esta corriente, principalmente, los ingleses del siglo XVII Locke, Berkeley, Hume.

ENCICLOPEDISMO (vid. ILUSTRACIÓN).

ENERGETISMO: Teoría monista (vid. MONISMO) sobre el mundo físico, que reduce toda sustancia a energía.

ENTE: Aquello que es, en cualquiera de los sentidos de ser.

ENTELEQUIA: Término que empleó Aristóteles para designar la perfección o realización plena de las potencialidades de un ser, o la expresión completa de su forma.

ENTENDIMIENTO (lat. intellectus): En términos generales, la facultad de pensar. Más concretamente, la capacidad humana de penetrar en las cosas sensibles y abstraer (vid. ABSTRACCIÓN) de ellas el universal representándolo en forma de CONCEPTO (vid.). Intelligere (entender) -dice Santo Tomás- implica un cierto leer dentro (intus legere). Distinguían Aristóteles y los escolásticos dos potencias dentro de la facultad intelectiva: el entendimiento agente, que es a modo de luz que ilumina el universal que está en las cosas procedentes de su forma (vid. HILEMORFISMO), y el pasivo, que hace como de pantalla donde se forma el concepto en la mente individual.

EPIFENÓMENO: Fenómeno secundario o derivado de otro fenómeno principal o determinante. Así, los materialistas consideran al pensamiento como un epifenómeno de la actividad cerebral.

EPIQUEREMA: Silogismo explicado en el que una o ambas premisas se acompañan de una explicación causal, que constituye en rigor otro silogismo condensado.

EPISTEMOLOGÍA: Parte de la filosofía que estudia el conocimiento en los fundamentos de su verdad. Es decir, los criterios por los que podemos admitir la objetividad de los fenómenos cognoscitivos.

EPOJÉ (vid. SUSPENSIÓN DE JUICIO).

EQUIVALENCIA (de las proposiciones): Operación lógica, consistente en hacer que signifiquen lo mismo o que tengan igual valor lógico dos proposiciones opuestas (contradictorias, contrarias, subcontrarias o subalternas).

EQUIVOCO (Términos e.) (vid. ANALOGÍA).

EROS (vid. AMOR).

ERROR: Condición de los juicios (o las proposiciones) que no se adecuan con la realidad o reflejan la verdad.

ESCATOLOGÍA: Parte de la teología que trata de las fases finales de la vida humana (muerte, juicio, etcétera).

ESCEPTICISMO: Teoría que desespera en la búsqueda de un criterio de verdad y afirma la imposibilidad de la certeza. Los escépticos antiguos recomendaban, en consecuencia. La epojé o SUSPENSIÓN DE JUICIO (vid.).

ESCLAVITUD: Institución jurídica en la que se admitía la posesión del hombre por el hombre.

ESCOLÁSTICA: Filosofía medieval cristiana nacida de las escuelas (monásticas, catedrales o palatinas) de la Alta Edad Media. El término se aplica especialmente a su dirección aristotélicotomista.

ESCOTISMO: Lo referente a las teorías del franciscano Juan Duns Scoto (siglo XIII).

ESCRÚPULO: Duda prolongada, que inhibe la acción. Conciencia escrupulosa: exceso en el análisis de los motivos y contramotivos en la DELIBERACION (vid.). Incapacidad de DECISIÓN (vid.).

ESENCIA (lat. essentia): Lo que una cosa es. Responde a la pregunta ¿qué es? En la teoría lógica de los PREDICABLES (vid.) o formas de atribución de los conceptos, se distingue entre la esencia común con otras especies (género) y la parte privativa de la especie en cuestión (diferencia específica). La esencia se distingue de la EXISTENCIA (vid.), que responde a la pregunta ¿es? o ¿existe?

ESPECIFICACIÓN: En general, acto de dividir o clasificar en especies o grupos. Libertad de especificación: poder que posee la voluntad humana para decidirse por una u otra de las alternativas que el entendimiento le ha presentado a deliberación. Se distingue de la libertad de ejercicio, que es la de hacer o dejar de hacer.

ESPECULATIVO (del lat. speculum, espejo): Se llama pensamiento especulativo al que se dirige al puro saber de las esencias o las causas de las cosas, al saber puro, sin fines utilitarios, en el que el entendimiento hace como de espejo de la realidad. Se distingue del saber práctico (de las técnicas y las artes), que se orienta a la acción.

ESPERANZA (lat. spes): Tendencia del apetito irascible, que brota de la dificultad de alcanzar (o evitar) un objeto, cuando el lograrlo aparece como posible. Se opone a DESESPERACIÓN (vid.). Virtud teologal que nos hace esperar en nuestra salvación por la fe en Dios y en su misericordia.

ESPÍRITU: Se dice del alma racional y también del entendimiento y voluntad (facultades espirituales). Asimismo, se habla metafóricamente del espíritu de un pueblo, de una civilización, una escuela, etcétera, para indicar sus características superiores, religiosas o intelectuales.

ESPÍRITUS ANIMALES: Especie de aire -opneuma vital-, que, según los antiguos, recorría el cuerpo humano vivificándolo o animándolo. Descartes recurrió todavía a esta noción para explicar la acción del alma sobre el cuerpo.

ESPONTANEIDAD (lat. spontaneitas): Según Aristóteles, condición de los seres que son sujetos agentes de su propia actividad. Se opone a pasividad o mera receptividad. Suele aplicarse no sólo a la acción voluntaria, libre, sino también a la acción del animal en cuanto no es una mera respuesta mecánica a agentes exteriores.

ESTADIO: Fase de un proceso. (Estadios del Progreso, en Compte, por ejemplo.)

ESTADO (lat. res publica): El poder y la organización jurídica y coercitiva de una comunidad. Se llama también Estado a la misma comunidad nacional (España, Francia, etcétera) en cuanto regida y organizada por un solo poder supremo.

ESTATISMO: Doctrina que no reconoce otra fuente de derecho que la autoridad estatal. Tendencia a extender el radio de la acción de ésta.

ESTÉTICA: Por este nombre se entiende hoy la ciencia de lo bello y del arte (vid. BELLO). En su origen, este término significa tratado de las sensaciones, y en este sentido lo emplea Kant en su Estética trascendental.

ESTETICISMO: Tendencia a considerar a los valores estéticos como superiores a cualesquiera otros.

ESTIMULO: Objeto capaz de excitar un sentido o facultad superior o de provocar una respuesta en el ser vivo.

ESTOICISMO: Escuela de tendencia moral fundada por Zenón de Citio en el siglo III a. J. C. Su nombre procede de la puerta (stoa) de la ciudad donde se reunía con sus discípulos.

ETERNIDAD: Se dice de una duración sin fin. Pero, en rigor, lo que tuvo principio, tiene desarrollo sucesivo (aevum), y no tendrá fin -como el alma humana- se llama eviternidad. Boecio definió la eternidad (propia sólo de Dios) como "posesión total, perfecta y simultánea de una vida sin límite".

ÉTICA (lat. ethica): Parte de la filosofía que estudia el obrar humano en cuanto a las normas y fines que determinan su rectitud. Noción fundamental en la ética es el BIEN (vid.) y la BONDAD (vid.) como fin y cualidad del obrar humano. La concepción que se posea del bien o fin último humano determinará los distintos sistemas de ética. Kant pretendió fundamentar una ética formal, independiente de todo contenido preceptivo y teológico.

ÉTICAS (Virtudes e.): Para Aristóteles, las que rigen la vida activa o apetitiva del alma, a diferencia de las DIANOÉTICAS (vid.), que rigen la vida intelectual.

ETIOLOGÍA: Tratado o búsqueda de las causas.

ENDEMONIA (vid. FELICIDAD).

EUDEMONISMO: Doctrina moral que establece como fin último subjetivo del hombre la FELICIDAD (vid.), estado de plenitud y armonía del alma, diferente del placer (hedoné).

EVIDENCIA (lat. evidentia): Claridad en el objeto por el que se manifiesta la verdad en su conocimiento y se origina el estado de certeza.

EVITERNIDAD: Duración de aquello que tuvo principio, es sucesivo y no tendrá fin, como el alma humana. Se diferencia de la

EVOLUCIÓN (vid. TRANSFORMISMO).

EXISTENCIA (lat. existentia): Condición de las cosas reales o de hecho. Acto de ser o existir (vid. ACTO). El objeto puesto en el contexto de la experiencia. La existencia responde a la pregunta ¿es? o ¿existe? Para el racionalismo moderno, la existencia se explica por la propia esencia del universo, y la comprensión esencial de cuanto existe es el término u objetivo del Progreso. La Filosofía de la Existencia (existencialismo) destaca, en cambio, la irreductibilidad -el carácter "dado"- de la existencia, su prioridad respecto a la esencia y la imposibilidad de trascender la pura existencialidad de lo real.

EXISTENCIALISMO (vid. EXISTENCIA).

EXPERIENCIA: Vivencia personal de una situación repetida. Posee experiencia quien ha conocido una realidad existencial, no sólo teóricamente. Experiencia sensible: captación de lo real a través de las facultades sensitivas de conocimiento. La escuela empirista hace de la experiencia sensible la única fuente válida de conocimiento.

EXPERIMENTACIÓN: Observación provocada.

EXPLICITO: Lo expresado o explicado. Se usa también como verbo (explicitar), hacer expreso. Se opone a IMPLÍCITO (vid.), lo que no está expresado o está supuesto o lógicamente exigido (pero no expresado en un concepto).

EXPRESIÓN (lat. expressio): Manifestación de un concepto, juicio o razonamiento por medio de signos verbales, escritos, mímicos, etcétera. La expresión del concepto se llama término; la del juicio, proposición, y la del razonamiento, argumentación (o silogismo en el caso del razonamiento deductivo categórico).

ÉXTASIS (lat. extasis): Fase culminante -supraintelectual- de la ascensión mística hacia Dios. Coronación de la vida contemplativa religiosa.

EXTENSIÓN (lat. extensio): Característica fundamental de los cuerpos, por la que son susceptibles de medición espacial. Descartes consideró a la extensión como propiedad radical y manifestativa de la sustancia corpórea, al modo como el pensamiento lo era del alma o sustancia pensante.

EXTRÍNSECO: Lo que es ajeno o exterior a la sustancia de un objeto, así como INTRÍNSECO lo que pertenece o es interior a ella.

 

F

FACTIBLE: Lo que puede hacerse en el campo de las cosas materiales. Aristóteles dividía el saber práctico en saber de lo AGIBLE (vid.) y de lo factible (artes liberales y mecánicas).

FÁCTICO: Condición de existente o de ser "de hecho" (de facto), a diferencia de los entes de razón, los meramente posibles o los en potencia.

FACULTAD (lat. facultas): Potencia o poder del alma para la realización de alguna de sus funciones. Los sentidos corporales son facultades o potencias, al igual que los sentidos internos y las facultades superiores de conocimiento y de apetición (entendimiento y voluntad).

FALACIA (lat. fallacia): Falsedad. Sofisma o razonamiento falso presentado con apariencia de verdadero, engañoso por lo tanto.

FANTASÍA (vid. IMAGINACIÓN): Se dice particularmente de la tercera función atribuida a la imaginación, la llamada imaginación creadora o combinadora, por la que se entremezclan contenidos imaginativos procedentes de momentos y orígenes diversos, creando situaciones nuevas o imágenes originales en su combinación o estructura.

FANTASMA (vid. IMAGEN).

FATALIDAD (lat.fatum): Forma de DETERMINISMO (vid.), en el que se supone que cuanto acontece responde a la voluntad inescrutable e ineluctable de los dioses o fuerzas mágicas superiores.

FATALISMO: Actitud humana o doctrina que sostiene la creencia en la FATALIDAD (vid.).

FE: Virtud sobrenatural que nos inclina a creer lo que no hemos visto por habernos sido revelado. Existe también una fe humana, origen de la mayoría de nuestros conocimientos, que versan sobre objetos que no hemos visto ni demostrado.

FELICIDAD: Estado de armonía o plenitud interior, reflejo subjetivo de la recta ordenación de la vida hacia su verdadero fin. La felicidad se diferencia del placer: puede una vida llena de placeres ser profundamente desdichada, y, a la inversa, ser feliz sin disfrutar de placeres. Etimológicamente, procede de buen demonio, término en el sentido socrático del daimon interior o espíritu profundo personal.

FENOMENISMO: Teoría conexa con el EMPIRISMO (vid.) -Hume especialmente-, que admite sólo como justificable empíricamente los puros FENÓMENOS (vid.) o manifestaciones sensoriales inconexas, rechazando por incomprobables sensorialmente la sustancialidad y la causalidad.

FENÓMENO: Lo que aparece o se manifiesta a la conciencia espontánea. Algunos autores, como Schopenhauer, identifican el término con mera apariencia (engañosa) por oposición a la verdadera y oculta realidad. Para Kant, el fenómeno o el conocimiento fenoménico es el único posible, y resulta de una síntesis entre el contenido caótico sensorial y un factor formal-categorial.

FENOMENOLÓGICA: Método de investigación descriptiva de lo que la experiencia ofrece, penetrando (sin abstracción) en los distintos aspectos e implicaciones en profundidad del objeto, o, más bien, de su ausencia. Su gran expositor fue E. Husserl en sus Investigaciones lógicas. FIDEÍSMO: Teoría filosófico-religiosa que reconoce en la fe el único fundamento para el conocimiento religioso (incluso sobre la misma existencia de Dios), y, por supuesto, una fuente de saber superior a la razón, y necesaria para la fecundidad de ésta.

FIGURA (del silogismo): Las distintas variedades que el silogismo puede adoptar atendiendo a su materia remota, es decir, a la posición relativa de sus términos (mayor, medio y menor).

FILANTROPÍA: Amistad o amor del hombre hacia los otros humanos. Algunos sistemas éticos pretenden basar el deber moral en este impulso y sentimiento (humanitarismos, filantropismos morales de la solidaridad).

FILOSOFÍA: Etimológicamente, amor a la sabiduría. Originariamente, sinónimo de ciencia (conocimiento por causas). En su sentido actual puede definirse como "saber de la totalidad de las cosas por sus causas últimas adquirido a la luz de la razón".

FILOSOFÍA PRIMERA (lat. prima philosophia): Nombre dado por Aristóteles a lo que hoy se, conoce por METAFÍSICA (vid.).

FIN (lat.fnis): Puede tomarse en dos sentidos: como término o acabamiento de algo o como objetivo a que se ordena. Así, el fin de un automóvil es su inutilidad por desgaste, y su fin es, en el otro sentido, el transportar.

FINALISMO: La doctrina que supone la existencia de la finalidad en la Naturaleza. Se opone al MECANICISMO (vid.), que solo admite la existencia de causas eficientes.

FINITO (lat.fnitus): Lo que tiene fines o límites. Se opone a infinito.

FÍSICA (lat. physica): Ciencia que tiene por objeto el estudio de la NATURALEZA (vid.). Aristóteles la llamó filosofía segunda, distinguiéndola en su clasificación de las ciencias de la matemática y de la filosofía primera (o metafísica), y caracterizándola por el empleo en ella del primer grado de abstracción.

FORMA: Dentro de la teoría HILEMORFISTA (vid.), defínese la forma sustancial como "un principio activo, causa u origen de las perfecciones específicas de un ser, y principio de inteligibilidad". Los escolásticos distinguían también formas accidentales. Se opone a materia prima (vid. MATERIA), y, unida a ésta, da lugar a la sustancia primera o ser material concreto. En Kant, forma se opone a contenido, y es una estructura a priori ordenadora, radicada en la Razón pura.

FORMAL: Lo referente a la forma. En Kant, a priori.

FORMALISMO: Nombre que se da a la teoría del conocimiento kantiana.

FORMALIZACIÓN: En lógica matemática, procedimiento para la construcción de un sistema sintáctico estricto, que explica en una teoría científica lo que en ella es puramente estructural.

FRENOLOGÍA: Rama científica que estudia el cráneo y el cerebro en su relación con las funciones psíquicas.

FREUDISMO: Doctrina del médico vienés S. Freud (vid. PSICOANÁLISIS).

FRUICIÓN (lat.fruitio): Gozo o vivencia plena del placer. Se aplica especialmente al gozo sumo concomitante a la FELICIDAD (vid.) en la posesión bienaventurada de Dios.

FUNTOR (vid. CONECTOR).

FUNDAMENTO: Causa o razón de ser de algo.

 

G

GENERACIÓN (lat. generatio): Producción de algo; paso del no ser al ser. Se le opone corrupción.

GENERO: Forma de predicación (vid. PREDICABLE) que atribuye a un sujeto la parte de su esencia común a su especie y a otras especies coordinadas (par ejemplo, decir de este hombre que es "animal"). Género supremo equivalente a CATEGORÍA (vid.).

GENTES (Derecho de) (lat. jus gentium): Aquella parte del derecho positivo que, por su mayor generalidad o proximidad al derecho natural, es común a todas las legislaciones humanas (o todas la presuponen). Por lo mismo, es lo que se supone no entra en conflicto ni aun en caso de guerra. Ello es origen de que el término haya evolucionado a Derecho Internacional.

GLORIA (lat. gloria): Bienaventuranza o contemplación de Dios. Los teólogos llaman "luz de gloria" a la que poseen los bienaventurados o los ángeles, en la que pueden comprender lo que para nosotros es suprarracional o misterio. Se trata de un medio o luz semejante a lo que es la luz física para la visión sensible o el entendimiento agente para la intelección.

GNOSEOLOGÍA (vid. EPISTEMOLOGÍA).

GNOSTICISMO: Teoría filosófico-religiosa de la época helenística que suponía a la gnosis o razón una superioridad sobre la fe (o pistis), de modo tal, que el contenido de ésta sería sólo una popularización de ese saber más alto, fruto de la gnosis.

GRACIA: Don gratuito, no debido ni merecido. En teología, un don sobrenatural que eleva nuestra condición a hijos de Dios y nos ayuda en el cumplimiento moral.

GUSTO: Criterio subjetivo de apreciación de la belleza o de cuanto toca al orden afectivo o sentimental. En algunas escuelas se habla también de un gusto moral.

 

H

HABITO (lat. habitus): Forma de tendencia apetitiva no nativa, que se adquiere por la repetición de los actos y que nos dispone a realizarlos con mayor facilidad, rapidez, perfección y con menor consciencia. Se ha llamado al hábito "segunda naturaleza" (vid. COSTUMBRE).

HAECCEITAS (vid. ECCEIDAD).

HECHO: Cuanto acontece o sucede en la Naturaleza.

HEDONISMO: Teoría moral que constituye al placer (hedoné) en bien último o supremo fin de la vida humana. Se dice también de la tendencia a buscar el placer.

HERMENÉUTICA: Técnica de interpretación. Sistema interpretativo.

HETEROGENEIDAD (de los fines): Frecuente disparidad o contraposición de finalidades subjetivas y objetivas en la realización de un mismo hecho.

HETERONOMÍA (moral): Calificativo genérico dado por Kant a los demás sistemas de moral, por oposición al suyo, pretendidamente autónomo (vid. AUTONOMÍA).

HEURÍSTICA: Arte o técnica de la búsqueda o investigación. Método heurístico, por oposición al didáctico o de enseñanza.

HILEMORFISMO: Teoría física aristotélico-escolástica, según la cual los seres materiales están compuestos de dos principios: la materia prima (ulé) y la forma sustancial (morfé), que explican respectivamente su concreción o individualidad y su universalidad y propiedades generales o comunes.

HILOZOÍSMO: Opinión según la cual la materia contiene en sí un germen de vida. Concepción de la Naturaleza como un inmenso ser animado o animal.

HIPÓSTASIS: Nombre que daba Plotino a las diversas emanaciones o grados de ser que brotaban de Uno o principio del ser. En la Escolástica, término semejante a SUPUESTO (véase).En teología se llama unión hipostática a la que forman las divinas Personas (consustancialidad del Hijo con el Padre).

HIPÓTESIS: Antecedente de una proposición condicional o hipotética. Enunciado que sólo se puede probar por sus consecuencias.

HISTORICISMO: Teoría que reduce el ámbito de lo humano a conocimiento histórico. Se relaciona esta teoría con el VITALISMO (vid.) y con el RELATIVISMO (vid.).

HOLISMO: Teoría inversa del mecanicismo, que supone a los procesos físico-químicos como dependientes o derivados de los biológicos.

HOMBRE (lat. homo): Animal racional, según la definición clásica (género próximo y diferencia específica) que lo compara con lo que es inferior a él. Espíritu encarnado, según otra definición que lo compara con los seres espirituales superiores.

HOMEOMERÍAS: Partes semejantes. Según Anaxágoras, elementos cualitativamente diversos que componen todo cuerpo, con predominio de unos u otros en cada caso.

HUMANISMO: Movimiento artístico que caracterizó al Renacimiento italiano del siglo XV por su afición a las letras y las ciencias humanas, con paralelo abandono de la teología y la metafísica. Dícese también de toda doctrina que hace del hombre centro y medida de todas las cosas.

HUMANITARISMO (vid. FILANTROPIA).

 

I

IDEA (lat. idea): Puede entenderse este término en cuatro sentidos: a) Como universal intuible -o inteligible- en una pluralidad de objetos. b) Como el resultado de la abstracción (universal en la mente), que recibe m s propiamente el nombre de concepto. c) En sentido platónico: como arquetipo o modelo de las cosas de este mundo, subsistente en un mundo inteligible. d) En un sentido moderno: como cualquier acto o producto del pensamiento (en Locke y los empiristas especialmente).

IDEAL: Lo referente a la idea. Lo perfecto en su género. El término de deseos elevados.

IDEALISMO: En sentido gnoseológico: la teoría que afirma que todo lo real es ideal o puro pensamiento (fenómeno psíquico). Según Berkeley, esse está percipi (ser es "ser percibido"). Hay un idealismo psicológico (individual) y otro lógico (referente a las condiciones generales del pensar). En otro sentido, se llama idealista a quien se mueve por grandes ideas o fines desinteresados.

IDENTIDAD (Principio de): El primer principio del pensar: todo contenido lógico es igual a sí mismo.

IDEOLOGÍA: Sistema de ideas o conjunto coherente de ellas.

ÍDOLOS (lat. idola): Francisco Bacon llamó así a los prejuicios de la mente, de los cuales es preciso, según él, desembarazarse para observar la Naturaleza y alcanzar la verdad (vid. CAVERNA).

ILÓGICO (lat. alogus): Lo que carece de fundamento racional o es incoherente. Falta de lógica.

ILUMINISMO (vid. ILUSTRACIÓN).

ILUSTRACIÓN: Movimiento filosófico del siglo XVIII, especialmente de Francia, que afirmaba el poder ilimitado de la Razón para gobernar el mundo de los hombres y dirigir sus vidas, abjurando del pensamiento histórico. Fue origen de la Enciclopedia (de aquí su otro nombre de "enciclopedismo"), y fue antecedente inmediato de la Revolución francesa.

IMAGEN (lat. imago): Semejanza o signo de algo. Representación sensible de un objeto. Reproducción de un objeto sensible en ausencia del mismo (vid. IMAGINACIÓN).

IMAGINACIÓN (lat. imaginatio, phantasia): Facultad sensible o sentido interno capaz de reproducir sensaciones o percepciones en ausencia de sus estímulos. De las tres funciones que se le atribuyen (conservadora, reproductora, combinadora) se da vulgarmente el nombre de imaginación (o FANTASÍA, vid.) a la última, combinadora o creadora.

IMPERATIVO (i. categórico): Término de Kant para designar el origen autónomo de la obligación moral.

IMPERTURBABILIDAD (vid. ATARAXIA).

IMPLÍCITO: Lo que está supuesto o comprendido en un contexto lógico (se opone a EXPLICITO, vid.).

IMPUTABILIDAD (der. lat. imputatio): Propiedad del acto moral por la cual es éste atribuible a un sujeto moral como a su causa. Se corresponde con la RESPONSABILIDAD (vid.) del sujeto.

INAUTÉNTICO (vid. AUTENTICO).

INCONSCIENTE: Término introducido por Leibniz para designar a las pequeñas percepciones que no alcanzan el límite de la consciencia. El psicoanálisis freudiano ha dado un amplio desarrollo a la función psíquica del inconsciente y de la subconsciencia.

INDEFINIDO: Lo que no tiene límites conocidos, sean conceptuales, temporales o espaciales.

INDETERMINISMO: Doctrina psicológica y moral que niega que la voluntad humana se halle sometida o determinada enteramente por factores internos o externos. Teoría que afirma la libertad o libre ALBEDRÍO (vid.).

INDIFERENCIA (Actitud de) (vid. ATARAXIA).

INDIVIDUACIÓN: Factor determinante del ser individuo, condición existencial de los seres naturales (propiamente, los vivientes). Llámase también principio de individuación. Para Platón y Aristóteles residía en la materia, sujeto receptor y limitativo del universal (sea éste la participación en la Idea, sea la forma sustancial).

INDIVIDUALIDAD: Condición de ser INDIVIDUO (vid.).

INDIVIDUALISMO: Tendencia a otorgar primacía al individuo (o a lo individual), sea en el comportamiento humano, sea en la vida de la sociedad o del Estado.

INDIVIDUO (lat. individuum): Lo indiviso en sí y dividido (o separado) de lo demás. Dícese de las sustancias primeras de carácter viviente (plantas, animales y hombres son individuos; no así las cosas inertes).

INDUCCIÓN (lat. inductio): Razonamiento o procedimiento científico que de lo particular o menos general conduce a lo universal, según definición de Aristóteles. Por partir de lo más inmediato sensible, la inducción es previa a la DEDUCCIÓN (vid.), procedimiento inverso. Cabe distinguir la inducción completa, que parte de la anunciación de todos los casos que abarcará la conclusión, y la incompleta, que se apoya solamente en algunos, metódicamente seleccionados.

INFERENCIA: Proceso lógico que permite derivar una consecuencia de una o más premisas.

INGENIO: Facultad inventiva de la mente, de carácter predominantemente práctico. Muy relacionada con la imaginación creadora o fantasía.

INMANENCIA (lat. manere in): Lo que está implicado o permanece dentro de los términos de algo, sin sobrepasarlos. Se opone a trascendencia (vid.). Se aplica muy particularmente al conocimiento, según se estime puro fenómeno psíquico (inmanente al sujeto) o representación de una realidad exterior (trascendente).

INMEDIATO (Conocimiento i.): Se entiende por inmediato el objeto que se conoce sin el intermedio del otro. La filosofía racionalista en general -y el cartesianismo en particular- buscaron siempre un conocimiento inmediato como garantía de su verdad.

INMORTALIDAD: Condición de no ser afectado por la muerte, propia del alma en tanto que sustancia espiritual. La inmortalidad que se atribuye al alma es natural, no gratuita ni metafísica (ésta es sólo de Dios).

INNATISMO: Teoría que supone en el espíritu humano ideas o conocimientos prácticos que nacen con el mismo.

INSTINTO (lat. instinctus): Fuente de tendencias apetitivas y de movimientos de carácter innato, específico y complejo. Son más fuertes los instintos en el animal, porque en el hombre se suplen en parte por la inteligencia.

INTELECTO (vid. ENTENDIMIENTO).

INTELECTUALISMO: Teoría aristotólico-escolástica sobre la captación de universales o conceptos, según la cual se realiza por una especie de penetración en el objeto sensible mediante la ABSTRACCIÓN (vid.).

INTELIGIBLE (lat. intelligibilis): Lo que puede ser entendido. El objeto del entendimiento o intelecto.

INTENCIÓN (lat. intentio): En la actividad, la referencia del acto a su propio objeto.

INTENCIONALIDAD (lat. intentionalitas): Referencia de cualquier acto psíquico (de conocimiento o de apetición) a un objeto diferente de sí. Para Brentano y la escuela fenomenológica, la intencionalidad es uno de los datos que suministra el análisis de la actividad pensante. En esta idea se halla una refutación del IDEALISMO (vid.) gnoseológico.

INTERACCIÓN: Acción recíproca o mutua.

INTERPRETACIÓN: Acción de referir un signo a su significado, aclarando así su sentido (vid. HERMENÉUTICA).

INTRÍNSECO (vid. EXTRÍNSECO).

INTROSPECCIÓN: Método psicológico por el que el sujeto observa y describe sus fenómenos psíquicos como vivencias propias. La escuela behaviorista(vid. BEHAVIORISMO) niega valor científico al método introspectivo por considerarlo incomprobable.

INTUICIÓN (lat. intuitio): Conocimiento por relación directa con el objeto conocido. Conocimiento por connaturalidad. Se opone a conocimiento intelectivo o discursivo. Se habla en filosofía de la intuición sensible, y también (Bergson) de una intuición radical como fuente del conocimiento metafísico (intuicionismo).

INTUICIONISMO (vid. INTUICIÓN).

INVENCIÓN (lat. invenire): Hallazgo o descubrimiento.

IRA: Pasión del apetito IRASCIBLE (vid.) que provoca en el ánimo la causa del mal ya recibido e irremediable.

IRASCIBLE: Una parte del apetito o apetición sensible, que se divide en concupiscible (vid. CONCUPISCENCIA) y en irascible. Este se mueve por razón de la dificultad misma (o carácter arduo) del objeto que se persigue.

IRONÍA (lat. ironia): Actitud que infravalora el objeto tratado, considerándolo desde fuera y críticamente. Fue famosa la ironía socrática, con la que Sócrates pretendía destruir el falso saber que carece de fundamento racional.

IUSNATURALISMO: Teoría sobre el derecho natural en su versión moderna (Grocio, Hobbes), que desposee a éste de su origen divino para concebirlo como fruto de la razón.