apuntes sobre estética

filosofía práctica

ideas sobre educación

materiales didácticos

textos escogidos

alumnos

curiosidades

 

índice

 

 

página de filosofía de jesús ángel martín

materiales sobre los sentidos y el conocimiento

 


 

COMENTARIO DE TEXTO

 

“¿Percibe el hombre las cosas tal y como son?

Evidentemente, no; o, al menos, no siempre. Muchas veces nos equivocamos al creer reconocer a un amigo, y los pasatiempos basados en ilusiones ópticas nos hacen ver irremediablemente como desiguales o curvadas líneas que objetivamente son de igual tamaño y completamente rectas. Las ilusiones perceptivas, ópticas, táctiles o auditivas nos muestran de forma palmaria que nuestra percepción de la realidad no es siempre fidedigna… Cabría, si nos encontráramos en vena filosófica, preguntarnos incluso si los colores que vemos son en verdad una propiedad real de las cosas o si, por el contrario, son cualidades que nuestro cerebro «fabrica» -por decirlo de algún modo- al ser estimulados sus receptores visuales por ondas electromagnéticas de cierta longitud.

Ya hemos dicho que un empirista inglés del siglo XVIII, John Locke, denominó cualidades secundarias a estas cualidades como el color, el olor o el sonido, o sea, cualidades que no pertenecen propiamente a las cosas mismas, sino a nuestro modo de percibirlas o ser afectados por ellas. En el siglo pasado, el eminente fisiólogo Johannes Müller puso también de manifiesto que un mismo estímulo físico origina sensaciones distintas a tenor del sentido a que se aplique. Por ejemplo, una aguja caliente que estimula uno de los llamados puntos fríos de la piel da lugar a una sensación de frío, mientras que, por el contrario, una aguja fría suscita una impresión de calor si se aplica sobre uno de los puntos de calor –es lo que se llama ‘frío paradójico’ y ‘calor paradójico’. Hablando en términos más vulgares, todos sabemos que un golpe en un ojo, además de dolor, hace «ver las estrellas», mientras que el mismo golpe asestado en el oído provoca, entre otras cosas, zumbidos.

No; ciertamente, el hombre no ve las cosas tales y como son en sí mismas, sino tal y como son para él. Decía un viejo sofista griego, Protágoras de Abdera, que el hombre es la medida de todas las cosas, de las que son y de las que no son; y algo así, en verdad, parece ocurrir con la actividad perceptiva humana.”

JOSÉ LUIS PINILLOS. La mente humana.

 

CUESTIONES

1.                  ¿Cuál es el problema principal que se plantea en este texto?

2.                  Haz un resumen del texto destacando la idea básica del mismo.

3.                  Define los términos señalados en el texto.

4.                  Si no percibimos las cosas tal como son ¿es posible un conocimiento verdadero?