apuntes sobre estética

filosofía práctica

ideas sobre educación

materiales didácticos

textos escogidos

alumnos

curiosidades

 

índice

 

 

página de filosofía de jesús ángel martín

materiales didácticos

materiales sobre medioambiente:

 


CARTA SOCIAL MUNDIAL PARA EL DESARROLLO SOSTENIBLE

NOSOTROS, LOS PUEBLOS DEL MUNDO, NOS COMPROMETEMOS SOLEMNEMENTE a crear una nueva sociedad civil mundial, basada en los principios de igualdad de oportunidades, imperio de la ley, gobernación democrática mundial y nueva cooperación entre todos los países y todos los pueblos.

PROPONEMOS la creación de una sociedad donde el derecho al ali­mento sea tan sacrosanto como el derecho a votar, donde el derecho a la educación básica esté tan firme­mente consagrado como el derecho a la libertad de prensa, y donde el derecho al desarrollo se considere uno de los derechos fundamentales.

ASUMIMOS COLECTIVAMENTE El COMPROMISO de establecer nuevas bases para la seguridad humana, que garanticen la seguridad de los pueblos mediante el desarrollo y no las armas; mediante la cooperación y no el enfrentamiento; mediante la paz y no la guerra. Creemos que ninguna de las disposiciones de la Carta de las Naciones Unidas garantizará jamás la seguridad mundial, a menos que las personas tengan seguridad en sus hogares, en sus em­pleos, en sus comunidades y en su medio ambiente.

ESTAMOS PLENAMENTE CONVENCIDOS de que la diversidad de nuestras sociedades redunda en nuestra fuerza y no en nuestra debilidad, y tenemos la intención de pro­teger esta diversidad garantizando la no discriminación en todos nuestros pueblos, independientemente del sexo, la raza, la religión o el origen étnico.

CREEMOS COLECTIVAMENTE que nuestro mundo no puede sobrevivir si sigue siendo rico en una cuarta parte y pobre en sus tres cuartas partes, democrático en una mitad y autoritario en la otra, con oasis de desarrollo humano rodeados de desiertos de privación humana. Nos comprometemos a adoptar todas las medidas necesarias, en los planos nacional y mundial, a fin de invertir la actual tendencia al aumento de las disparidades dentro de un mismo país y entre distintos países.

ESTAMOS CONVENCIDOS de que es posible superar los peores aspec­tos de la pobreza en nuestra gene­ración, mediante acciones colecti­vas. Afirmamos conjuntamente que nuestro primer paso hacia esa meta será formular un pacto mundial que asegure que ningún niño carezca de educación, ningún ser humano esté privado de atención primaria de la salud o agua apta para el consumo, y que todas las parejas que así lo deseen estén en condiciones de deter­minar el tamaño de sus propias familias.

TENEMOS CONCIENCIA de nuestra responsabilidad respecto de las ge­neraciones actuales y las generaciones futuras, y estamos decididos a transmitir a nuestros hijos un rico patrimonio natural y un medio am­biente sostenido e intacto.

TENEMOS LA INTENCIÓN de for­mular una pauta de cooperación pa­ra el desarrollo basada en mercados mundiales abiertos y no en el pro­teccionismo; la participación equitativa en las oportunidades de los mercados y no en la caridad; el diá­logo abierto de política entre países soberanos y no la coerción.

PROMETEMOS asumir un profundo compromiso en pro de una nueva fi­losofía social y económica que coloque al ser humano en el centro de nuestras preocupaciones y cree vínculos inquebrantables de solidaridad humana.

CREEMOS FIRMEMENTE que las Naciones Unidas deben transfor­marse en el custodio principal de nuestra seguridad humana mundial. Con estos fines, estamos decididos a fortalecer el papel de las Naciones Unidas en el desarrollo y otorgar a la Organización amplias facultades de adopción de decisiones en la esfera socioeconómica, mediante el esta­blecimiento de un Consejo de Seguridad Económica.

 Informe sobre el desarrollo humano, ONU, 1994